El desarrollo agrícola es uno de los instrumentos más eficaces para poner fin a la pobreza impulsando la prosperidad compartida y garantizando la seguridad alimentaria de la población, en la última década con altos y bajos el país ha logrado salir adelante en el sector agroalimentario logrando fortalecerse a paso a paso.